fbpx

Cuidados y dudas

5 PASOS A SEGUIR PARA EL CUIDADO DE TU TATUAJE

 

» PRIMER PASO…

Antes de estar en contacto con el tatuaje, lávate las manos con jabón pH neutro para evitar los gérmenes a la hora de la curación del tatuaje. ¡La limpieza es muy importante para evitar contaminación!

» SEGUNDO PASO…

Limpia el tatuaje con agua tibia y jabón neutro. Ten mucho cuidado con hacerlo de forma suave y no uses esponjas, ya que pueden dañar la piel o tener bacterias.

» TERCER PASO…

Después de haber lavado bien el tatuaje acláralo con agua tibia hasta que no quede rastro de jabón y sécalo con papel de cocina (no uses otro tipo de papel, pues puede dejar partículas sobre el tatuaje) a toques, para que absorba el agua.

» CUARTO PASO…

Usa la crema que el tatuador o tatuadora te recomendaron. Esta crema es especifica para la cicatrización del tatuaje. Extiende una fina capa sobre la zona tatuada y el contorno. Inmediatamente después, durante los tres primeros días, cuando el tatuaje corre especial peligro, tápalo con film. Este proceso debes hacerlo cuatro o cinco veces al día

A partir del cuarto día tienes que hidratarlo con la misma crema y dejarlo al aire, sin cubrir con film. Evita no hidratarlo en exceso, pues puedes cometer el error de sobrehidratarlo. Recuerda: capas finas de crema cuando notes que el tatuaje comienza a secarse.

Un tatuaje bien hidratado y limpio debería estar curado en unos 15 días, pero puede tardar hasta un mes en estar totalmente curado. Recuerda: la curación depende de ti. No olvides hidratarlo con crema específica para tatuajes y tener un poco de paciencia. ¡El cuidado y la paciencia merecen la pena!

» RECOMENDACIONES FINALES…

Nunca cubrir el tatuaje con gasas o papel. Podrían dejar restos que pueden infectar el tatuaje.

Nunca te rasques ni quites las posibles costras que puedan salir. Deja que se caigan solas. Si lo haces puedes perder tonos de tinta del tatuaje.

Durante el periodo de curación evita tomar el sol y bañarte en la piscina o en la playa.

Recuerda que el tatuaje es una herida que tienes que cuidar muy bien. ¡Cualquier problema debido a un mal cuidado será tu responsabilidad!