fbpx

Los tatuajes se han usado como adorno, que hoy en día se puede hablar como una moda, la misma que hace que pierda su significado ancestral y que se vuelva un objeto de consumo, es decir que los tiempos han cambiado rápidamente y podemos disfrutar libremente de nuestros derechos y obligaciones, y con ello, las perforaciones y los tatuajes son vistos hoy en día como ornamentos de moda y atracción sexual. Un tatuaje implica aspectos que la sociedad debe respetar bajo un ámbito de tolerancia.

El tema de la moda lejos de ser un asunto superficial constituye un documento estético sociológico, la moda se encuentra en todas partes, también en los tatuajes, jóvenes que quieren ser parte de un medio de rebeldía, arte y expresión, juntas en un mismo espacio. Los tatuajes tienen su lugar en la sociedad, ya sea por medio de la moda o como un símbolo personal en busca de una identidad.

En la actualidad los tatuajes están sumergidos en la sociedad y en las su-culturas urbanas que se han dado a conocer a lo largo de los últimos años, podría decir que se ha dado un nuevo significado a los tatuajes, en diferentes partes del mundo occidental los tatuajes se han hecho conocer como símbolo de rebeldía, de satanismo (aprovechando el alto poder religioso de algunas regiones), una especie de prohibición, se genera un rechazo social, que bien puede ser que se genera por desconocimiento de este arte o del conocimiento personal que se conlleva a realizarse un tatuaje en la piel.

En países como Argentina el tatuaje ha pasado de ser un tabú, a ser una moda común en las diferentes calles del país, no se estipula o se conoce como algo malo el tener uno o más tatuajes, hoy en día podemos ver tatuajes que hagan mención a los equipos de fútbol, grandes personajes de la historia, artistas de bandas de rock, retratos de familiares, signos, letras y símbolos, entre otros.

La nueva ola del tatuaje hoy en día puede verse o interpretarse como una búsqueda de la identidad de cada individuo, siempre en busca de la originalidad y sobresalir en la sociedad al punto de que hoy en día puede interpretarse como una moda, pues los avances tecnológicos y los estilos de tatuajes cada vez son más personalizados y se hacen para exhibirlo al gusto de cada persona aficionada a este arte.

Cuando se habla de las culturas juveniles, una de las formas más acertadas de conocer el presente, es buscando la manera de comprender a los protagonistas de hoy que son los jóvenes; y como afirma Rosana Reguillo, hay que actualizarse a las prácticas juveniles (estéticas, privaciones, Tattoos y piercing) son una forma de demostrar a la sociedad su manera de ser, sentirse identificados con algo, auténticos, originales, únicos como algo más que simples acciones de rebeldía contra la institucionalidad clásica , se está manifestando a un modo en que las experiencias sociales de los jóvenes son expresadas conjuntamente, mediante la construcción de estilos de vida distintos, que están compuestos por una serie de elementos culturales, entre los cuales puede sobresalir: primero, el lenguaje, como forma de expresión oral muy distinta a la de los adultos, en segundo lugar, la música, donde el género del rock se transformó en la primera música de esta generación, que fue capaz de distinguir a los jóvenes marcando las identidades grupales; y en tercer lugar, la estética, que potencia la identidad juvenil a través de diseños o cambios corporales, por ejemplo, del pelo, la ropa, los accesorios, entre otros. Es así como producciones culturales se construyen a partir de revistas, videos, músicas, grafitis, perforaciones, y tatuajes.