fbpx

En una encuesta que se realizó en enero del 2012 indica que 1 de cada 8 estadounidenses adultos lamentan haberse realizado un tatuaje; en el 2011 los médicos de la Sociedad Americana de Cirugía Dermatológica informan que se realizaron 10000 procedimientos de eliminación de tatuajes.

Eliminar un tatuaje no es fácil como parece, puede resultar doloroso y causar riesgos como infecciones y cicatrices, sin embargo, un dermatólogo capacitado logra realizar una cirugía láser con seguridad y eficacia.

Decidir eliminarse un tatuaje puede ser por varias razones como no estar conforme con su apariencia, quizá porque haya difuminado o vuelto borroso, por requisitos del trabajo, por reacciones alérgicas, infecciones o simplemente consideras que ya no va con tu imagen personal.

La eliminación de un tatuaje es más complicada y costosa que la aplicación misma del tatuaje, debido a que está ubicado por debajo de la capa superior de la piel.

Eliminación con láser

Tu cuerpo siempre reconoce las partículas de tinta como objetos extraños, por lo tanto, trata de eliminar las partículas de la piel tatuada, enviando glóbulos blancos para descomponerlas y eliminarlas; pero debido a su tamaño son impotentes ante ellas.

Indudablemente estas partículas son muy difíciles, por lo que necesita de un láser especial para deshacerse de ellas, estos láseres funcionan emitiendo ráfagas calientes, cortas y rápidas para calentar y separar las partículas de tinta.

Dentro de este procedimiento el pigmento de la tinta también entra en juego, ya que absorbe diferentes longitudes de onda de luz; los tatuajes con diferentes pigmentos requerirán más de un adaptador para descomponer cada tipo de partícula de tinta.

Una vez que el láser descompone la tinta en pedazos más pequeños, los glóbulos blancos los atrapan y los trasladan al hígado para que puedan ser eliminados junto con otros cuerpos extraños a más de las toxinas del cuerpo.

Eficacia de la eliminación de tatuajes con láser

Este proceso es eficaz, muchas veces la gente puede deshacerse completamente de su tatuaje, pero esto no significa eliminarlo en una sola sesión, al contrario, debe acudir a múltiples visitas a un profesional de eliminación de tatuajes antes de borrarlo por completo.

Necesariamente debe acudir de seis a doce veces dependiendo del caso, en cada sesión debes hacer un descanso de seis semanas para que el cuerpo se recupere y se cure, estos son los factores que determinan las sesiones que requerirás.

Color de tatuaje

Es un factor importante para la eficacia del tratamiento con láser, los pigmentos más oscuros requieren menos tiempo que los más claros, provocando algo contradictorio, los colores oscuros dejan las peores manchas en la ropa.

La tinta negra absorberá la mayor cantidad de luz, lo que significa que el láser tendrá su máximo efecto sobre ella; en los colores claros la luz rebotará, por lo tanto, absorberá menos, el láser será menos efectivo. Los colores amarillo y violeta son algunas de las más difíciles de eliminar y pueden requerir sesiones adicionales.

Ubicación del tatuaje

El lugar en donde está ubicado el tatuaje también es importante, y que en las partes del cuerpo con mayor circulación sanguínea los tatuajes tienden a desvanecerse con facilidad, al contrario de los que están alejados del corazón como las manos o tobillos.

Antigüedad del tatuaje

Todo depende de la antigüedad del tatuaje, mientras más antiguo, requerirá menos sesiones, lo que significa que, si quieres eliminar un tatuaje de décadas, pasarás menos tiempo debajo del láser.

La eliminación de tatuajes con láser es completamente segura dependiendo del dermatólogo o cirujano plástico capacitado para hacerlo.