fbpx

Isobel Varley nacida el 21 de mayo de 1937 en la ciudad de Yorkshire, Inglaterra, a sus 12 años se traslada con su familia a vivir al Norte de Inglaterra; en su juventud comenzó a demostrar su precoz espíritu aventurero y coqueteo con los motoristas, nunca imaginó llevar tatuada la espalda el nombre de su primer novio, en estos años ella no conocía nada acerca del mundo de los tatuajes, ni había despertado aún su interés, esta época pasó por su vida sin dejar ninguna marca en su cuerpo.

Acercamiento al mundo de los tatuajes


En 1986 junto a su esposo, un ingeniero retirado, con quien llevaba casada desde 1960, asistió a una Convención Internacional de Tatuajes en donde esta visita cambió totalmente su vida para siempre, descubrió la belleza de los tatuajes y quedó enamorada de este arte.


Fue entonces que habló con un tatuador cercano a su localidad, y a los 49 años de edad por primera vez sintió la aguja de una máquina en su piel al decidirse realizar su primer tatuaje en manos de un profesional, que era un pájaro en el hombro derecho, con el pasar del tiempo llegó a tatuarse todo tipo de diseños en su piel, desde flores como orquídeas hasta animales como una familia de tigres inmortalizados en su estómago, poco a poco fue llenando su cuerpo con tatuajes hasta la cabeza y una parte de su cara; ella desarrolló obsesión por los tatuajes.


Las únicas partes del cuerpo sin tatuar son la palma de las manos, las plantas de los pies, las orejas y una parte de su cara.


La anciana mas tatuada

En el año 2000 saltó a la fama al tener tatuada más 72% de tinta en su cuerpo cuando entró en el Libro Guinness de los Récords Mundiales, como la mujer de tercera edad más tatuada del mundo, además demostró ser la mujer más valiente, admirable y capaz de hacer lo que más le gusta en su propio cuerpo, la mayoría de sus tatuajes representa órganos sexuales masculinos sobre todo en su cabeza.


Ganó popularidad por realizarse en una década, más de 200 tatuajes de diversos diseños, pasó más de 500 horas aguantando dolor y decorando su piel; se convirtió en una leyenda debido al porcentaje tan alto en tatuajes, no se podía pasar desapercibido ya que la mayoría de sus diseños representaba motivos eróticos; su adicción la llevó a ser conocida a nivel global al aparecer en numerosas revistas, periódicos e incluso anuncios de publicidad.


Tenía una profesión de secretaria por ese motivo tuvo que ocultar sus tatuajes hasta jubilarse.


Isobel advirtió que: “si vas hacer un tatuaje debes pensarlo cuidadosamente porque va a durar mucho tiempo, así que debes estar seguro de qué es lo que quieres”.


El 11 de mayo del 2015 a los 77 años de edad fallece en el hospital Lister, Stevenage, después de una gran batalla con la enfermedad de Alzheimer, ahora su puesto ha quedado vacante, su muerte provocó que la comunidad de tatuadores rindiera tributo por su valioso aporte a la industria del tatuaje.

No te olvides de visitar nuestra página de facebook

Puedes hacer la reserva de tu tatuaje aquí