fbpx

Julia Gnuse nacida en enero de 1955 tenía el 95% de su cuerpo tatuado incluida su cara, tenía el récord Guinness de ser la mujer más tatuada del mundo.

A mediados de sus 30 años empezó a preocuparse por su salud por esta razón visitó a varios especialistas con el fin de buscar un diagnóstico claro y conciso; llegó a descubrir que desarrolló la enfermedad porfiria (afectan negativamente al sistema nervioso), es una condición en la que la luz solar produce ampollas en la piel, puede ser heredada por un antecesor o simplemente se genera de forma espontánea.

Un cirujano plástico le sugirió hacerse tatuajes para cubrir las cicatrices algo que nadie debería tomar nunca, empezó por tatuarse una pierna y continuó con los brazos y el estómago, pero estas cicatrices eran profundas como quemaduras de tercer grado, por lo tanto, los tatuajes no evitan la formación de ampollas ya que son simplemente estéticos.

Julia murió el 11 de agosto del 2016 a sus 61 años de edad.

Entre las personas más tatuadas de Europa se encuentra Lydia Reyes, residente en Barcelona, España. Tiene un total de 270 tatuajes, entre los que más se destacan son los de los ojos que tienen color rosado, esta técnica se logra con el “eyeball tattoo” consiste en dos pequeñas inyecciones de tinta bajo la esclera, a los 15 años se realizó su primer tatuaje según dice por antojo.

El eyeball tatto es una intervención estética extrema, este procedimiento logra que la parte blanca del ojo adquiera cualquier color e igualmente tiene sus riesgos desde infecciones hasta ceguera permanente; entre las zonas que están libres de tatuajes son los genitales y el interior de la boca, estos espacios que asegura que serán los últimos que se tatuará.

Lydia Reyes Casi supera a la mítica Julia Gnuse, la que actualmente tiene el récord Guinness mundial por poseer más tatuajes en todo el cuerpo.

A sus 32 años y madre de dos hijas expresa que el tatuaje es una forma de vida que se costea con tatuadores que dibujan sobre la piel sin cobrar a cambio de exhibir sus trabajos en redes como Instagram.

Esta joven decidió quitarse los tatuajes con láser uno de los mejores tratamientos para eliminarlos, por el momento los de la cara debido a que cuando se mira en el espejo ya no es la misma, dijo que se quitará el 90% y luego se hará un nuevo, al quitarse los tatuajes no significa que ya no le gustan ni tampoco le hagan ver fea, sino que ya está cansada de verse tan llena, asegura dejarse las palabras barbie, descarada y atrevida, también las estrellas que se encuentran alrededor de sus ojos.

Hay que tener en cuenta que este tratamiento es perjudicial para la piel, sin embargo, Lydia lo decidió y así lo va hacer.

Eliminarse los tatuajes está siendo lento y doloroso, aunque asegura que el proceso es positivo, cada 15 días tiene que acudir a una sesión de una hora y tras ésta debe cuidar que su piel se exponga lo menos posible al sol.

Lamentablemente el tatuaje de los ojos no podrá quitárselo ya que éste es irreversible.