fbpx

Algunas madres quieren dejar huellas en su cuerpo por medio de un tatuaje, en honor al nuevo integrante de la familia o por el significado especial que tiene gestar una vida. Del mismo modo muchas de las mujeres prefieren la zona de la barriga o el estómago para tatuarse, por lo tanto, existen diversas interrogantes como, por ejemplo: si ¿las mujeres embarazadas se pueden tatuar? Entonces es importante tener en cuenta los riesgos que pueden presentar los tatuajes antes y después del embarazo.

Según expertos explican que se debe tener claro que los primeros riesgos están en contraer enfermedades como Hepatitis B, C, Sífilis o VIH, debido a esto recomiendan a las mujeres embarazadas no tatuarse, pero si se refiere a cambios hormonales, la embarazada no verá otro cambio más que el que sufre cualquier embarazo. También existen opiniones que si acudimos a un estudio profesional de tatuadores las infecciones minimizarán, ya que estos presiden estrictas normas de higiene en el lugar de trabajo.

Durante las primeras 12 semanas de embarazo, las tintas se consideran como los principales causantes de problemas en el desarrollo de un feto, siendo esta otra razón para que los especialistas aconsejen a las madres posponer el tatuaje para después del nacimiento del bebé.

Por otro lado, aseguran que no hay estudios que demuestren que el tatuaje afecte al desarrollo del parto, sin embargo, el caso especial de las mujeres que tienen un tatuaje en la zona lumbar y haya que aplicarles anestesia epidural, no se puede ya que corre el riesgo de que la tinta del tatuaje sea introducida al interior y se deposite en el canal espinal, ocasionando patologías sistémicas, esto ya depende de la paciente si decide o no que se le aplique.

La posibilidad de contraer una infección tras hacerse un tatuaje es baja, pero siempre puede estar presente si no se cumple con todos los cuidados de la piel; en caso de estar con alguna infección y estar dando de amamantar, hay la probabilidad de transmitirle la infección al bebé, este es otro motivo por el cual el médico desaconseja los tatuajes en mujeres embarazadas.

De esta manera no se debería pasar por alto algunos puntos antes de hacerse un tatuaje estando embarazada:

Tatuarse durante el embarazo

Todos conocemos y somos conscientes de lo que implica el proceso de tatuarse e igualmente todos los riesgos que se pueden presentar mientras este cicatriza y sana por completo. Por esta razón en la gran mayoría de locales se niegan a realizar tatuajes a mujeres en estado de embarazo. Como se había mencionado anteriormente las infecciones siempre serán una posibilidad y tampoco sabemos cómo puede reaccionar nuestro cuerpo a las tintas entre otras cosas. De esta forma es preferible esperar y hacerlo con calma sin riesgos como debe ser.

Aumento de peso

Dentro de este punto se encuentran involucrados la calidad y diseño del tatuaje que se verán afectados por el aumento de peso, se puede hacer referencia con un globo, realizando un dibujo sobre él, e inflándole; al observar los cambios entenderemos claramente lo que puede pasar.

Una posible cesárea

Si el tatuaje está realizado en el abdomen, y haya que practicarse una cesárea este no será motivo para impedirla, sin embargo, quedará arruinado por completo.

Estrías

Durante el embarazo la piel de la barriga se estira y se producirán estrías por lo tanto un tatuaje en esta zona quedará arruinado. Por otro lado, algunos artistas suelen trabajar sobre ellas y taparlas.

Amamantamiento

El organismo de la mujer durante el amamantamiento debe mantenerse 100% natural, porque todo lo que posee el organismo es transmitido al niño, de esta manera una madre debe dejar pasar por lo menos 6 meses desde que deja de alimentar a su bebé para considerar realizarse un tatuaje.

En fin, muchos tatuadores profesionales prefieren no tatuar a mujeres embarazadas para evitar cualquier riesgo.

Visita nuestra página de facebook.
Si quieres un tatuaje puedes reservar una cita desde aquí

Hablar
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido a The Dog Ink 👋

¿Te podemos ayudar en algo?