fbpx

Hawaii, unas islas en mitad del pacífico, pertenecen a Estados Unidos debido a la importancia estratégica que suponía. Durante la Segunda Guerra Mundial fueron cruciales, pues servían como lugar de paso para infinidad de buques de guerra. Los militares y marineros pasaban por aquellas paradisíacas islas sabiendo que probablemente muriesen unos días después.

Y aquí es donde entra en juego el trabajo de Sailor Jerry. Imagina que eres un marinero que está pasando su última noche en Honolulú antes de partir a la guerra a defender los intereses de tu país. Toca aprovechar las últimas horas, te emborrachas, intentas conocer a alguna mujer y, por supuesto, te tatúas. Norman Collins, como realmente se llamaba Sailor Jerry, era el que se encargaba de la última parte.

De esta forma, Collins logró hacerse un nombre en la historia del tatuaje. Él había sido marinero (de ahí su apodo, pues “sailor” significa marinero en inglés) y esos motivos eran parte inseparable de su obra: anclas, nudos, barcos… Por lo general, piezas pequeñas que pudiese hacer rápido a cualquiera que pasase por su estudio y se quedase admirando sus paredes, llenas de estos pequeños diseños.

Las paredes de su estudio estaban plagadas de los diseños que tenía disponibles.

¿Quién fue Sailor Jerry?

Sailor Jerry nació en Nevada en 1911. Desde muy pequeño estaba ávido de ver mundo y vivir aventuras, lo que le llevó a ingresar en la marina a los 19 años. Recorrió todo el sudeste asiático y se quedó fascinado con la cultura del tatuaje de esta zona. Tal fue el impacto que decidió dejar la marina y aprender a tatuar. Poco se sabe de sus maestros, pero cuentan que aprendió todo lo que sabía de un tal “Big Mike” en Alaska. Una vez que aprendió, en la década de 1930, decidió trasladarse a Honolulú y abrir su propio estudio: el Old Ironside Tattoo.

Situado en el número 1033 de Smith Street, este estudio sigue abierto hoy en día, regentado por Harisumi, tras la muerte de sus herederos: Mike Malone y Chris Danley. Así que ya sabéis, ¿qué tal aprovechar el viaje a Hawaii para tatuaros? Puede que Sailor Jerry muriese en 1973, pero su legado y su estudio siguen vivos. ¡Hasta podéis comprar una botella de la marca de ron que lleva su nombre!

Diseños originales, donde dejaba patente su pasión por el mar.

¿Por qué es tan importante su legado?

Muchos dicen que el tatuaje de hoy en día no sería lo mismo sin el trabajo de Sailor Jerry. Desde el tipo de diseños que hacía, los temas que trabajaba, la forma de trabajar las líneas y los colores sólidos; hasta el hecho de ser él uno de los que estandarizaron el sistema de higiene, siendo de los primeros en esterilizar los materiales y utilizar agujas nuevas con cada cliente para evitar casos de contaminación cruzada y evitar posibles infecciones.

Este arte y, concretamente, el tatuaje tradicional, no serían lo mismo sin Norman Collins. Su estilo artístico es de esos que marcaron escuela y sigue vivo en cada tatuaje influenciado por su trabajo.

Hablar
1
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido a The Dog Ink 👋

¿Te podemos ayudar en algo?