fbpx

La pregunta que surge siempre es ¿Qué pasa con los tatuajes cuando engordas? Esta duda siempre suele intrigar a las personas, pues la respuesta es sí; puede cambiar también de color, agrandase o achicarse, esto depende de muchos factores como: el lugar en donde se encuentra ubicado el tatuaje y si pierde peso entre 15 o 20 kilos la piel pierde elasticidad y tanto nuestra piel como el tatuaje pierde firmeza y se verá más fino, de la misma forma si se sube de peso el tatuaje sufrirá modificaciones, lo mismo sucede con el envejecimiento.

Entre las áreas que menos sufren los cambios están la parte alta de la espalda, de las rodillas hacia abajo, los pies, las muñecas, los hombros, detrás de la oreja, la cabeza e incluso debajo de la pelvis.

Al contrario, las zonas más afectadas son las partes del cuerpo más carnosas, como el abdomen, el pecho, las piernas, los muslos, las caderas.

A este cambio se suma el estilo del tatuaje, que también influye en lo distorsionado que puede quedar tras un cambio considerable de peso. En los diseños que se pueden evidenciar con facilidad los cambios son los que tengan líneas rectas, las cuales se harán curvas y también los que tienen formas geométricas; pero por lo general el cambio no es muy significativo.

Existe también una observación importante la pérdida de peso afecta a los tatuajes, pero no llega a deformarlos, todo es proporcional en cuanto a su tamaño.

Es importante tomar en cuenta que debemos pensar muy bien cuáles son las zonas más susceptibles para realizarse un tatuaje, un claro ejemplo es si una mujer piensa quedarse embarazada y tiene un tatuaje en el abdomen, la piel sufrirá dilatación y cuando pase el embarazo regresará poco a poco a su estado normal, si la piel queda flácida se reflejará en el tatuaje.

Los cambios se lo pueden evidenciar dependiendo si es hombre o mujer; en los hombres tienden a encontrar que la tinta en los brazos o el estómago se altera significativamente por los cambios de peso, mientras que en las mujeres notarán más diferencias si los tatuajes están ubicados en las caderas, los muslos, los senos o el vientre.

Si piensas someterte a una dieta para perder mucho peso debes elegir una zona alternativa que no influya en el tatuaje; los tatuajes simétricos como los celtas o los tribales son más propensos a mostrar los efectos de la pérdida de peso, el diseño puede cambiar; aquellos que tienen dibujos muy definidos y colores, también pueden perder su diseño si la piel queda flácida.

Además, el tamaño del tatuaje también influye, un pequeño se mantiene mejor que un gran tatuaje a través del tiempo, los repentinos cambios de peso influyen en la piel, provocando que puedan verse distorsionados, en caso de que sucediera esto, se debe consultar a un tatuador, para que pueda retocarlo o cubrirlo con otro tatuaje.

Si quieres bajar de peso y tienes un tatuaje en una zona carnosa, es recomendable optar por dietas saludables, que te permiten rebajar de manera gradual, así protegerás tu dibujo y también la piel, evitando que salgan estrías y flacidez.

Visita nuestra página de facebook.
Si quieres un tatuaje puedes reservar una cita desde aquí