fbpx

Es común encontrarse con personas luciendo muy orgullosos sus tatuajes, la manera de distinguirse entre ellos es portando un tatuaje personificado e irrepetible, lo que demuestra la originalidad de cada uno. Al observar en nuestro ámbito muchas personas con sus diseños de tatuajes en su cuerpo, surge nuestra pregunta:

¿Cuánta gente se queda con un solo tatuaje?

Pocas personas se hacen un solo tatuaje, la mayoría no se conforma, al contrario, busca nuevas figuras o frases, para plasmarlos en alguna parte de su cuerpo, muchas veces miran otros diseños a distintas personas o amigos y hacen uno nuevo, por esta razón se consideran adictos a ser diferentes de los otros.

Isobel Varley en el año 2000 fue reconocida como la mujer más tatuada del mundo, decía que tatuarse es una adicción, que basta empezar con uno y ya no quieres esperas para ir por más. Empezó a tatuarse a los 49 años de edad.

Existen diferentes puntos de vista por los cuales las personas deciden tatuarse la piel más de una vez, porque sienten la necesidad de comunicarse, expresar sus sentimientos, embellecimiento corporal, ser parte de un grupo social o de una pandilla, por lo tanto, se vuelven vulnerables a tatuarse; seguidamente veremos cuales son estos aspectos que involucran hacerse un tatuaje.

Adrenalina

Con el simple hecho de tener la idea de tatuarse empieza la adrenalina, la misma que es una reacción que se provoca en nuestro cuerpo ante situaciones que presentan peligro y dolor.

Además, sabemos que, al hacernos un tatuaje estamos conscientes de presenciar un dolor fuerte o bajo dependiendo la zona en la cual elijamos para realizarnos el diseño, por lo tanto, nuestro cuerpo puede sentirse placentero con una adrenalina diferente.

Endorfina

Consideradas como hormonas que son segregadas por el cerebro, expandiéndose por todo el cuerpo naturalmente y aliviando el dolor por los pinchazos de las agujas al hacerse un tatuaje. De la misma manera actúa como una especie de droga o sedante, provocando placer.

Sustituto del dolor

Las personas que están enfermas psicológicamente, se realizan tatuajes con el fin de sustituir el dolor que tanto buscan para sentirse bien consigo mismos.

Ante situaciones de dolor emocional, estrés, depresión, las personas buscan como terapia y alivio el dolor físico, volviéndose una total adicción.

Interacción social y atención

Existen muchos casos en los cuales las personas se hacen un tatuaje con el fin de buscar una interacción social y de hacerse notar, en personas que sufren trastornos psicológicos es más evidente ya que lo hacen como una manera de comunicarse y conocer gente nueva, además necesitan ser parte de un grupo e interactuar socialmente.

Expresión y significado

Varias personas buscan expresar sus sentimientos, pero lo hacen por medio de un tatuaje, esta necesidad de expresarse los lleva a la adicción, ya que un tatuaje siempre encierra un significado.

El tatuarse demuestra actos de valentía, rebeldía y convicción, los tatuajes son la revolución del siglo, es la mejor forma de distinguirse de los demás cambiando el mundo.