Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales

Author: admin

Sabemos que la historia del tatuaje proviene de los pueblos aborígenes, quienes desde hace cientos de años adornaban sus cuerpos con figuras alusivas a su realidad, temores y esperanzas. El día de hoy se lo dedicaremos a los tatuajes africanos, por lo que podremos conocer su historia.

Los registros más importantes en cuanto a la historia y específicamente a los tatuajes se refiere, provienen de momias encontradas en diversas poblaciones; en estas momias se puede observar el refinado arte de los tatuadores de las tribus, y las figuras que representan la vida y el estatus de las personas en dichas épocas.

La máquina de tatuajes es un dispositivo electrónico, maniobrable, con diversos y complejos mecanismos para crear marcas permanentes en la piel con tinta imborrable.

Las modernas tienen un funcionamiento idéntico al taladro dental, utilizan una bobina electromagnética que desplaza una barra metálica hacia arriba y abajo, en donde se conecta una aguja que inyecta tinta en la piel aproximadamente un milímetro de profundidad; la cantidad de movimientos con perforación dependen del modelo de la máquina y del profesional que realiza su trabajo, puede ser de 50 a 3000 veces por minuto.

Primeras máquinas para tatuarse

Es común encontrarse con personas luciendo muy orgullosos sus tatuajes, la manera de distinguirse entre ellos es portando un tatuaje personificado e irrepetible, lo que demuestra la originalidad de cada uno. Al observar en nuestro ámbito muchas personas con sus diseños de tatuajes en su cuerpo, surge nuestra pregunta:

¿Cuánta gente se queda con un solo tatuaje?

Los tatuajes en partes íntimas no son los más populares, o al menos se puede tener la falsa creencia de que nadie se hace un tatuaje en el pene o la vagina, pero no es así, te sorprendería la cantidad de gente que tiene piercing genitales y tatuajes en esa zona. Para muchas personas tener tatuajes en lugares ocultos no es una necesidad, sino una opción como otra cualquiera. Existen una infinidad de personas que viven los tatuajes como algo íntimo y para ser demostrado solamente a la gente con quien tiene una complicidad o relación de confianza especial.

Política de Cookies En esta web se utilizan cookies de terceros y propias para conseguir que tengas una mejor experiencia de navegación, puedas compartir contenido en redes sociales y para que podamos obtener estadísticas de los usuarios.Puedes evitar la descarga de cookies a través de la configuración de tu navegador, evitando que las cookies se almacenen en su dispositivo.Como propietario de este sitio web, te comunico que no utilizamos ninguna información personal procedente de cookies, tan sólo realizamos estadísticas generales de visitas que no suponen ninguna información personal.Es muy importante que leas la presente política de cookies y comprendas que, si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.Según los términos incluidos en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, si continúas navegando, estarás prestando tu consentimiento para el empleo de los referidos mecanismos. Entidad Responsable La entidad responsable de la recogida, procesamiento y utilización de tus datos personales, en el sentido establecido por la Ley de Protección de Datos Personales es la página The Dog Ink, propiedad de José María Higueras – Calle Esparta 3. ¿Qué son las cookies? Las cookies son un conjunto de datos que un servidor deposita en el navegador del

Existe un tipo de tatuaje que con el pasar de las décadas se ha vuelto tendencia tanto para personas con conocimientos sobre su simbolismo como para aquellos que simplemente lo ven bajo un estilo completamente rudo y diferente.

Los tatuajes Trash Polka nacieron en Alemania como una crítica al su gobierno con una estética bastante cumplida, esta se daba apreciar como un intento de recorte de fotografía con dos únicos colores y en especie de collage, donde el rojo predominaba sobre el negro y daba un efecto muy particular.

Es normal que cuando una persona decide hacerse un tatuaje, siempre se preguntará qué tanto va a doler, pero está claro que sin experimentar un poco de sufrimiento no tendrá un buen tatuaje; hay que tener en cuenta la diferencia entre soportar el dolor de los pinchazos y el dolor que puede provocar en una de las partes más sensibles del cuerpo.

Las partes del cuerpo más sensibles al dolor son las siguientes:

Cabeza

Se considera una de las partes que más dolor presenta, no simplemente por los pinchazos sino también por el sonido de la máquina que es enloquecedor, además la aguja presiona directo al hueso del cráneo.

Cuando se habla de tatuajes, no pensamos en la parte dolorosa, sino simplemente en el diseño, estilo, color que va a tener nuestro tatuaje, a qué tatuador vamos a acudir, una vez que tenemos decidido, empezamos a preguntarnos: ¿me dolerá mucho? Y empiezan a rondar las ideas en tu cabeza.

No se podría ordenar las zonas menos dolorosas, debido a que cada persona es un mundo diferente, lo que sí es cierto es que existen partes del cuerpo que son menos sensibles que otras.

Los tatuajes, esa moda cultural que generalmente comienza a adquirirse con la adolescencia, pero acompañará a su portador durante toda su vida, se presentan como uno de estos posibles condicionantes. Tatuarse la piel, exhibir un diseño públicamente puede indicar de forma acertada o no, los rasgos de la personalidad de quien los porta. De este modo, muchos reclutadores deciden evitar la contratación de trabajadores tatuados.

Cientos de personas tienen tatuajes en el mundo y muchas de ellas deben tapárselos en una entrevista de trabajo o en reuniones con clientes. Eso no ocurre en el caso de los deportistas, quienes muestran los diseños sin problema cuando están desarrollando sus actividades profesionales. Sin embargo, no es una práctica que se extienda a todas las industrias.

El arte polinesio o tribal es cada vez más frecuente en el mundo del tatuaje, pues los símbolos con significados están muy de moda en nuestra sociedad, ya sea por su belleza estética como por las interpretaciones personales que hacemos de ellos. Pero lo que hoy conocemos como tribales son tatuajes provenientes de distintas regiones en la polinesia que aguardan una tradición, como simbolizar un estatus en cada tribu según en qué parte del cuerpo se encuentre el diseño. Para hacerlos se usaba un trozo de madera con un diente de tiburón en la punta; tal instrumento se apoyaba sobre la piel y era golpeado rítmicamente con otro palo de madera mientras la piel era tensada por un ayudante. La punta se mojaba en la tintura, elaborada a base de jugo vegetal con cenizas de una nuez oleaginosa.