fbpx

La máquina de tatuajes es un dispositivo electrónico, maniobrable, con diversos y complejos mecanismos para crear marcas permanentes en la piel con tinta imborrable.

Las modernas tienen un funcionamiento idéntico al taladro dental, utilizan una bobina electromagnética que desplaza una barra metálica hacia arriba y abajo, en donde se conecta una aguja que inyecta tinta en la piel aproximadamente un milímetro de profundidad; la cantidad de movimientos con perforación dependen del modelo de la máquina y del profesional que realiza su trabajo, puede ser de 50 a 3000 veces por minuto.

Primeras máquinas para tatuarse

Antiguamente los tatuajes eran realizados con una espina de pescado muy afilada, dientes de tiburón o algún hueso pequeño atado al extremo de un palo, que era golpeado suavemente con otra vara perforando así la piel, la palabra tatuaje nació del sonido que emitían estos instrumentos.

La máquina de tatuajes lleva un pasado complicado sobre los años 1800; empezó con Thomas Edison quien desarrolló el primer prototipo de rotativa.

El tatuador Samuel O’Reilly fue quien modificó el diseño de Thomas para crear la primera máquina de tatuajes eléctrica que lo patentó en 1891, esta máquina hoy en día es uno de los diseños más populares y utilizados.

Evolución de la máquina de tatuaje

La primera máquina se adaptó a partir del prototipo de Thomas Edison creando una especie de bolígrafo, con un motor eléctrico asegurado en la parte superior de un tubo con una aguja de acero, este se convirtió en un modelo más eficiente después de que se adaptaran dos bobinas electromagnéticas, resortes y barras de contacto; cinco años después este diseño fue mejorado por Charles Wagner, quien creó un modelo de máquina en donde llevaba adaptadas bobinas idénticas una alado de la otra.

Lo que se desconoce es que Edison se tatuó su antebrazo con esta máquina para probarlo.

En 1920 se fabricó la primera máquina moderna por Percy Waters quien diseñó y fabricó 14 estilos diferentes de máquinas que se utilizan hasta el día de hoy; las máquinas de bobinas son las máquinas clásicas del tatuaje, por esta razón los artistas más tradicionales las siguen utilizando en la actualidad, debido a que las bobinas son el corazón de estas máquinas.

Máquinas de tatuajes actuales

Anself

Son ideales para principiantes y más recomendables para llevar a cabo sus primeros tatuajes, además conseguirás buenos resultados con un esfuerzo menor.

Rollomatic

Son perfectas para realizar tatuajes de colores o rectificar tatuajes antes hechos, dando buenos resultados.

Turanium tattoo rotatory

Es una máquina construida en aluminio, dispone de un motor Maxon DC.; esta máquina no necesita que se aumente ningún accesorio adicional, si tienes experiencia es una de las mejores opciones.

Lauro Paolini

En la actualidad es el diseño más utilizado por los tatuadores, dando un acabado impecable.

Cheyenne Hawk

Es una máquina silenciosa que aporta seguridad y tranquilidad mientras se está trabajando.

En cuanto a materiales se refiere las primeras máquinas se hacían de hierro, acero y latón, mientras que los modelos modernos se fabrican de aluminio, la misma que favorece a su agilidad y durabilidad.