Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales

Tatuaje Tag

La máquina de tatuajes es un dispositivo electrónico, maniobrable, con diversos y complejos mecanismos para crear marcas permanentes en la piel con tinta imborrable.

Las modernas tienen un funcionamiento idéntico al taladro dental, utilizan una bobina electromagnética que desplaza una barra metálica hacia arriba y abajo, en donde se conecta una aguja que inyecta tinta en la piel aproximadamente un milímetro de profundidad; la cantidad de movimientos con perforación dependen del modelo de la máquina y del profesional que realiza su trabajo, puede ser de 50 a 3000 veces por minuto.

Primeras máquinas para tatuarse

Es común encontrarse con personas luciendo muy orgullosos sus tatuajes, la manera de distinguirse entre ellos es portando un tatuaje personificado e irrepetible, lo que demuestra la originalidad de cada uno. Al observar en nuestro ámbito muchas personas con sus diseños de tatuajes en su cuerpo, surge nuestra pregunta:

¿Cuánta gente se queda con un solo tatuaje?

Los tatuajes en partes íntimas no son los más populares, o al menos se puede tener la falsa creencia de que nadie se hace un tatuaje en el pene o la vagina, pero no es así, te sorprendería la cantidad de gente que tiene piercing genitales y tatuajes en esa zona. Para muchas personas tener tatuajes en lugares ocultos no es una necesidad, sino una opción como otra cualquiera. Existen una infinidad de personas que viven los tatuajes como algo íntimo y para ser demostrado solamente a la gente con quien tiene una complicidad o relación de confianza especial.

Es normal que cuando una persona decide hacerse un tatuaje, siempre se preguntará qué tanto va a doler, pero está claro que sin experimentar un poco de sufrimiento no tendrá un buen tatuaje; hay que tener en cuenta la diferencia entre soportar el dolor de los pinchazos y el dolor que puede provocar en una de las partes más sensibles del cuerpo.

Las partes del cuerpo más sensibles al dolor son las siguientes:

Cabeza

Se considera una de las partes que más dolor presenta, no simplemente por los pinchazos sino también por el sonido de la máquina que es enloquecedor, además la aguja presiona directo al hueso del cráneo.

Cuando se habla de tatuajes, no pensamos en la parte dolorosa, sino simplemente en el diseño, estilo, color que va a tener nuestro tatuaje, a qué tatuador vamos a acudir, una vez que tenemos decidido, empezamos a preguntarnos: ¿me dolerá mucho? Y empiezan a rondar las ideas en tu cabeza.

No se podría ordenar las zonas menos dolorosas, debido a que cada persona es un mundo diferente, lo que sí es cierto es que existen partes del cuerpo que son menos sensibles que otras.

Los tatuajes, esa moda cultural que generalmente comienza a adquirirse con la adolescencia, pero acompañará a su portador durante toda su vida, se presentan como uno de estos posibles condicionantes. Tatuarse la piel, exhibir un diseño públicamente puede indicar de forma acertada o no, los rasgos de la personalidad de quien los porta. De este modo, muchos reclutadores deciden evitar la contratación de trabajadores tatuados.

Cientos de personas tienen tatuajes en el mundo y muchas de ellas deben tapárselos en una entrevista de trabajo o en reuniones con clientes. Eso no ocurre en el caso de los deportistas, quienes muestran los diseños sin problema cuando están desarrollando sus actividades profesionales. Sin embargo, no es una práctica que se extienda a todas las industrias.

Hay muchas cosas que debes saber antes de hacerte un tatuaje, no es solamente ir donde el artista para que te realice uno, no es algo que debas tomarte a la ligera. Necesitas tiempo para pensar que es lo que realmente deseas tatuar en tu piel y que debes hacer para hacerlo de manera segura.

Dependiendo del tiempo disponible, puedes solicitar a los artistas del tatuaje que te diseñen uno personalizado y te lo muestren algunos días después, pero siempre debes entender que el resultado final una vez se tatúe en la piel dependerá de varios factores:

  • La parte de tu cuerpo en donde desees colocártelo.
  • La factibilidad de colocar el tatuaje en la zona escogida.
  • Tu tono de piel y la manera en que se verán los colores en ella.
  • El tiempo del que dispone el artista para realizar el tatuaje.

José comenzó a los 19 años su carrera como tatuador porque su hermano decidió comprar unas máquinas. En un principio todo era un hobby y José siempre tatuaba a amigos y conocidos de conocidos mientras trabajaba en otros sitios. A finales de 2014 decidió tomarse esta actividad mucho más en serio y especializarse en un estilo. Tras probar varios estilos de tatuaje comprendió que el realismo es el que más llama su atención.