fbpx

Los tatuajes, esa moda cultural que generalmente comienza a adquirirse con la adolescencia, pero acompañará a su portador durante toda su vida, se presentan como uno de estos posibles condicionantes. Tatuarse la piel, exhibir un diseño públicamente puede indicar de forma acertada o no, los rasgos de la personalidad de quien los porta. De este modo, muchos reclutadores deciden evitar la contratación de trabajadores tatuados.

Cientos de personas tienen tatuajes en el mundo y muchas de ellas deben tapárselos en una entrevista de trabajo o en reuniones con clientes. Eso no ocurre en el caso de los deportistas, quienes muestran los diseños sin problema cuando están desarrollando sus actividades profesionales. Sin embargo, no es una práctica que se extienda a todas las industrias.

Los prejuicios de los jefes no solo se reflejan con los tatuajes, también suele ser muy común con los piercings. De hecho, el sitio de empleos estadounidense Career Builder reveló que de los atributos de apariencia personales de los trabajadores que más contribuyen a que un empleador decida no ascender a una persona de cargo son justamente los piercings, el mal aliento y los tatuajes visibles, lo que demuestra que sigue habiendo discriminación.

La Universidad de St. Andrews buscó dar certezas sobre este tema, por lo que realizó una investigación con sujetos de Estados Unidos y el Reino Unido que luego fue presentada ante la Asociación Británica de Sociología. Se presentó a los entrevistados una selección de fotografías de profesionales sin tatuajes y profesionales con tatuajes en lugares visibles a simple vista (cuello, cara, mano, antebrazo, etc.). Además, se presentaron dos ofertas de empleo, una para trabajar como camarero en un lugar nocturno y otra para desempeñarse como camarero en un restaurante de lujo. Luego se solicitó a los entrevistados que asocien a los profesionales con los empleos, optando por el que a simple vista parezca más adecuado para el puesto.

Al elegir el profesional para trabajar en un lugar nocturno, la mayoría seleccionó a personas con tatuajes, mientras para el restaurante de lujo la selección se decantó por los profesionales sin tatuajes. Esto permitió a los investigadores concluir que, para determinados tipos de empleo, vistos como más formales, los tatuajes pueden ser una limitante; sin embargo, para empleos y empresas con un enfoque más juvenil estos no parecen condicionar el acceso a puestos de empleo.

Es cierto que cada vez se extiende más la cultura del tatuaje y se le presta menos atención de cara al mundo laboral. Pero también es cierto que hay determinados sectores o puestos de mayor responsabilidad en los que el mundo del tatuaje todavía no se ha abierto camino. Afortunadamente para las personas que quieren acceder a estos sectores, existen clínicas especializadas en eliminar tatuajes.

Sectores en los que la Imagen tiene mayor Importancia

Por lo general podemos destacar como los sectores menos tolerantes con los tatuajes, los siguientes:

 Sector del Lujo:

En cualquier trabajo que esté relacionado con el sector del lujo, los tatuajes y piercings suelen suponer un problema. Al dirigirse a un público selecto y exigente, sobre todo los tatuajes grandes y muy vistosos no tienen cabida, ya que cambian la imagen transmitida al cliente.

Sanidad:

Nos encontramos con sectores como la sanidad en los que la imagen es muy importante ya que se trabaja con personas en muchos casos muy delicadas y que se pueden llegar a sentir incómodas simplemente porque la atienda una persona con los brazos llenos de tatuajes.

Sector Bancario:

Es un sector en el que la imagen es fundamental y en el que incluso la vestimenta se reduce a ir siempre con traje de chaqueta para transmitir esa imagen seria y de confianza. Esto hace que el ir con un piercing en la nariz o un tatuaje rompe con la imagen que quieren transmitir.

Educación:

El sector de la educación, se puede decir que cada vez es un sector más permisivo en cuanto al aspecto físico. Pero siempre cobra especial importancia causar una buena impresión tanto a los niños como a los padres.